miércoles, 2 de junio de 2010

¡Ay, Carmela!


¡Ay, Carmela! era una canción popular del siglo XIX, que cantaban los guerrilleros españoles que luchaban contra las tropas de Napoleón en 1808.


En el transcurso de los años su letra se adaptó a las circunstancias sociales y políticas. En la guerra civil se cantó con diversas versiones y se la conoce con distintos títulos. Las versión más conocida hace mención a la Batalla del Ebro.
La Batalla del Ebro tuvo su prólogo cuando el 23 de junio, un mes antes, las tropas franquistas lograron entrar en Castellón de la Plana, en la región valenciana. Con ello obtuvieron un éxito decisivo: cortar el territorio republicano en dos; por un lado Cataluña y por el otro los territorios gobernados desde Madrid. Además, el ejército del frente de las derechas parecía tener libre el camino para la toma de Valencia, la tercera gran ciudad que aún estaba en manos de las autoridades legales del Frente Popular. Entonces se planeó una contraofensiva destinada a cambiar el curso de los acontecimientos. Así “el Ejército del Ebro una noche el río pasó”, dice la canción.
Fue a las 00.15 del 25 de julio de 1938. El Ejército Republicano, a las órdenes del general Juan Modesto auxiliado por cinco Brigadas Internacionales, con un total de 80.000 hombres, sin mucha logística y apoyados por 100 aviones caza de origen soviético, a bordo de todo tipo de embarcaciones, cruzaron el Ebro, en tres zonas diferentes, en un frente de 65 kilómetros dando inició a una de las batallas más recordadas, por haber sido la más dura y prolongada. En 48 horas, el Ejército Popular liberó de facciosos un territorio de 600 km² en la orilla meridional del
Ebro.

Ante el paso del Ebro por el Ejército Republicano, Franco tuvo que parar su ofensiva contra Valencia. El Mando de los rebeldes lanzó a la contraofensiva 15 divisiones de infantería, incluidas cuatro del Cuerpo Expedicionario Italiano. Los franquistas acabaron centrando su contraataque en los bombardeos de la aviación alemana enviada por Adolf Hitler.. Aun así necesitaron más de 90 días de encarnizados combates para recuperar el territorio que las tropas populares habían conquistado en dos jornadas.
Fue el 15 de noviembre, casi cuatro meses después del exitoso cruce, el que dio lugar a la optimista '¡Ay, Carmela!', cuando los últimos restos del XV Ejército Republicano debieron cruzar definitivamente el Ebro, pero en el sentido contrario al del 25 de julio. Los 80.000 soldados republicanos apoyados por 100 aviones no habían podido con una fuerza que los más que decuplicaba en todos los terrenos. La aviación fascista utilizó en la Batalla de Ebro nada menos que 1.300 aparatos.
En total la batalla duró 114 días y dicen que provocó más de 100.000 muertos.
De ahí en más se trató de una retirada continua hacia Barcelona y Madrid, hasta la derrota final. Pero el heroísmo del Ejército del Ebro quedó grabado para siempre en los anales. Nadie esperaba a esa altura que la República pudiera intentar semejante esfuerzo teniendo frente a sí al ejército sublevado, a las tropas italianas enviadas por Benito Mussolini y a la poderosa aviación hitleriana después de dos años de una guerra terrible.


Fuente: http://elenet.org/aulanet/aula/aycarmela.pdf






El Ejército del Ebro, rumba la rumba la rumba la. El Ejército del Ebro, rumba la rumba la rumba la.

Una noche el río pasó, ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! Una noche el río pasó, ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!

Pero nada pueden bombas, rumba la rumba la rumba la. Pero nada pueden bombas, rumba la rumba la rumba la.

Donde sobra corazón, ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! Donde sobra corazón,¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!

Contraataques muy rabiosos, rumba la rumba la rumba la. Contraataques muy rabiosos, rumba la rumba la rumba la.

La otra noche fueron mil,¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! La otra noche fueron mil, ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!

Pero igual que combatimos, rumba la rumba la rumba la. Pero igual que combatimos, rumba la rumba la rumba la.

Prometemos resistir, ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!Prometemos resistir, ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!

...

6 comentarios:

SUSANA dijo...

Desde luego, inolvidable "Ay, Carmela" después de tu artículo, y notable adaptación a través del tiempo. Ojalá que nunca más necesite ser cantada en un escenario semejante, a propósito de combatir el loco de turno.

Saludos cordiales.

muchacha en la ventana dijo...

El último esfuerzo del ejército republicano por hacer frente a los sublevados. Ante esta derrota cabe recordar aquellas palabras de Unamuno de "venceréis pero no convenceréis".

un saludo

Hispanus dijo...

¡Cuánta razón tuvo Unamuno!

Saludos.

Aitor Maiden dijo...

Se me ponen los poros como escarpias

Manolo dijo...

Muy interesante tu blog

Nonsei dijo...

Hola. Si se me permite, una pequeña corrección:
"Con ello obtuvieron un éxito decisivo: cortar el territorio republicano en dos; por un lado Cataluña y por el otro los territorios gobernados desde Madrid".
En realidad en esas fechas el gobierno de la República estaba radicado en Barcelona. Había dejado Madrid y se había trasladado a Valencia en noviembre de 1936, y se volvió a trasladar un año después (a finales de octubre de 1937) de Valencia a Barcelona.
Un saludo.

Puedes contactar conmigo en:   hispanus21@gmail.com