sábado, 26 de abril de 2008

Guerra de la Independencia. 2 de mayo de 1808.

En 1789 se produjo en Francia un hecho histórico que cambiaría no sólo la sociedad francesa sino también la sociedad del resto del mundo, hablamos pues de la REVOLUCIÓN FRANCESA; ésta sublevación de carácter burguesa puso en crisis al Antiguo Régimen.

Antecedentes y causas:

Durante esta época el rey Carlos IV reinaba en España (de 1788 a 1808) y tras la ejecución de Luis XVI, España declara la guerra a Francia -Guerra de la Convención- al igual que hacían otros monarcas europeos.


Las primeras victorias se obtuvieron con el general Ricardos pero el signo de la guerra cambió en 1794, cuando el primer ministro Godoy, envió un ejército y éste fracasó acelerando así la paz, que se firmo en Basilea en 1795. Con la firma del tratado de paz, España se unió a Francia en diferentes alianzas contra Portugal y Gran Bretaña y, en estas guerras, la armada española sufrió reverses importantes, como la batalla de San Vicente (1797) y, sobre todo, la batalla de Trafalgar en (1805).


Con la firma del tratado de Fontainebleau, España y Francia acuerdan el reparto de Portugal una vez ocupada, lo que permitió la llegada masiva de tropas francesas que se fueron estableciendo estratégicamente en las ciudades de Madrid, Barcelona, Cádiz y Lisboa.
Sin embargo, pronto se vieron las verdaderas intenciones de Napoleón que no eran otras que ocupar la Península Ibérica e implantar a su hermano José Bonaparte (“Pepe Botella”) como monarca.


Mientras tanto, Godoy convenció a la familia real a huir a Sevilla y, si fuera necesario, exiliarse en América. La Corte vio esto como una ofensa y una rendición por parte de Godoy, por lo que sus opositores y el príncipe de Asturias (el futuro Fernando VII) instigaron un motín popular en Aranjuez en marzo de 1808.

El motín provocó la caída de Godoy y obligó a Calos IV a abdicar en favor de su hijo. Napoleón dio su aceptación pero en realidad estaba aprovechando las disputas entre padre e hijo para él colocar a sus tropas estratégicamente, al poco tiempo, reunía en Bayona a Calos IV y a Fernando VII y los forzó a abdicar a favor de su hermano.

Un grupo de ilustrados liberales –afrancesados- colaboró con José I, éstos veían ahora la oportunidad de realizar los cambios que tanto necesitaba España. Sin embargo, el pueblo español acostumbrado a la monarquía borbónica no aceptaba la nueva situación política.

La Guerra de la Independencia:

El 2 de mayo de 1808 se producía en Madrid un alzamiento popular que se extendió rápidamente por toda España. Los sublevados no reconocía a José I y ante la ausencia de poder legítimo se constituyeron las “Juntas Provinciales de Defensa” quienes organizarían el levantamiento militar, dirigirían los asuntos públicos y redactarían una constitución.


Los franceses sorprendidos por el levantamiento generalizado del ejército y grupos de guerrilleros establecieron un plan para acabar con esta resistencia, sometiendo así a las ciudades que proclamaba su independencia.
En Andalucía, el general Castaño y su ejército derrotó a las tropas francesas en Bailén en julio de 1808, lo que obligó a José I abandonar Madrid. Napoleón tomo cartas en el asunto y con 250.000 soldados logró recuperar el control de Madrid y las ciudades más importantes, excepto Cádiz.


No obstante, por el resto de España el ejército francés padecía una guerra de desgaste y en 1812 el ejército británico dirigido por el general Wellinton, desembarcó en Portugal; éstos juntos los guerrilleros españoles consiguieron la retirada definitiva de los franceses en España.
En 1814 Napoleón y todo su imperio cayó vertiginosamente. La guerra de la independencia había terminado.

Tanto liberales como absolutistas españoles esperaban impacientes el regreso de Fernando VII conocido entonces como “El deseado”.
No obstante, cuando el rey aceptó la propuesta de un grupo de diputados absolutistas – el llamado Manifiesto de los Persas- Fernando VII derogó la Constitución de 1812 conocida como la “Pepa”, siendo esto la primera reacción absolutista contra la incipiente revolución liberal.
Empezaba así lo que sería una constante en la historia española de los s. XIX y XX: la intolerancia y represión por cuestiones ideológicas.




Enlaces de libros que tratan este tema:


por David Domínguez.

4 comentarios:

Minerva dijo...

Habia leído hace un tiempo sobre este acontecimiento, y tu explicación al respecto es muy buena :).

Te cuento algo curioso, aqui en Perú hubo un combate también con fecha 2 de mayo, pero del año 1866, y esto era a raiz de que España quería recuperar su antigua colonia en el Perú, no obstante, no pudieron cumplir con su objetivo.

Un saludo!!

Hispanus dijo...

Hola Minerva.

Me alegra que te haya gustado la lectura de mi post sobre la “Guerra de la Independencia” de España.

En cuanto a ese hito histórico que me comentas, no lo conocía como tantas cosas que desconozco. Jejeje. Es sorprendente como a medida que vas conociendo más, te vas dando cuenta de que sabes muy pocas cosas de aquello que conoces.

Para que me entiendas y como decía Sócrates: "Yo sólo sé que no sé nada".

Un saludo.

BUDOKAN dijo...

Muy buen pantallazo para saber un poco de este conflicto que terminó con la supuesta liberación. Saludos!

Anónimo dijo...

Nos fascina su Blog sobre Historia y otros temas afines!

La invito a participar en un blog que creo le habra de parecer interesante. Si quisiera comentar, particularmente en la seccion de temas de libertad, cine, e historia latinoamericana, el foro esta abierto y es virtualmente suyo:

http://ElConfesionario8.blogspot.com

Cordialmente,

-Fans_de_ElConfesionario8

Puedes contactar conmigo en:   hispanus21@gmail.com