miércoles, 14 de noviembre de 2007

Chocolhaa

Breve Historia:
Aunque parezca increíble, Cristóbal Colón fue el primer europeo que descubrió el chocolate... ¡y no lo supo!.En efecto, el 30 de Julio de 1502, Cristóbal Colón echó anclas frente a la isla de Guanajo, en las cercanías de América Central. Se acercó a él una majestuosa piragua con un jefe azteca que ofreció a los blancos hermosas armas, tejidos y también unas curiosas almendras. Le explicó a Colón que eran muy importantes para ellos, ya que constituían la moneda del país y, además, permitían preparar una bebida muy apreciada por los indígenas.

Días después, la pequeña escuadra de cuatro carabelas alzó la vela nuevamente hacia Europa. Cristóbal Colón y sus marineros no sospecharon que tuvieron entre sus manos "habas de cacao" y que éstas serían un día muy apreciadas en el mundo entero.
Diecisiete años más tarde, Hernán Cortés emprendió la conquista de México. Apenas desembarcaron, aprontándose para el combate, con gran sorpresa vió que el emperador Moctezuma y sus vasallos lo recibían cordialmente. Víctimas de la leyenda, creyeron ver en Cortés la reencarnación del bondadoso dios Quetzacoatl, que de acuerdo con la tradición, había abandonado este país anunciando que volvería algún día.
El acogedor emperador cubrió de riquezas al conquistador y le ofreció la plantación real de cacaoteros, cuyas habas se utilizaban como monedas. Por ejemplo, un esclavo se compraba con 100 habas.

Con su buen sentido de los negocios, Cortés consiguió que le cambiaran los granos de cacao por oro, metal que era indiferente para los indígenas, en tanto que los frutos del cacao eran objeto de una verdadera devoción. Los nobles indígenas lo consumían en forma de bebida a la que llamaban "tchcolatl" nombre que evocaba el ruido del molinillo que sirve para hacer la mezcla, y de "atl", agua. La bebida era condimentada con chile (ají), pimienta y otras especies.
A falta de buen vino de España, los soldados trataron de acostumbrarse al cacao; pero la bebida azteca no tenía más que un lejano parecido con los sabrosos chocolates que hoy produce Nestlé.
Poco a poco la colonia se fue poblando de europeos que venían a buscar fortuna a México y, dándose cuenta de la riqueza que podía ofrecerles el cacao, desarrollaron plantaciones.
Paralelamente se introdujo en las Islas Canarias el cultivo de la caña de azúcar. Estos dos productos se unieron luego para formar una deliciosa bebida: el chocolate.
Unas religiosas de Oaxaca mejoraron la receta. Preparaban una sabia mezcla de jugo blanco de maíz tierno, cacao y azúcar que perfumaban con plantas aromáticas, vainilla, almizcle o ámbar gris. Caliente o frío, el chocolate gustaba cada vez más. Se servía en establecimientos públicos llamados "chocolaterías", donde se reunía la sociedad para saborear espumosas tazas de chocolate.

Desgraciadamente, el gobierno español, viendo los beneficios que podía sacar del cacao, le aplicó fuertes impuestos. Entonces, durante mucho tiempo el chocolate fue una bebida para las clases privilegiadas.

Preocupados por preservar su monopolio de fabricación, los españoles de México exportaron el cacao en forma de pasta. Pero ésta se conservaba mal durante el largo viaje hasta España, resolviendo entonces exportar cacao en bruto.

Beneficios:
Contiene muchos componentes y por lo tanto beneficiosos, el chocolate protege el corazón y el sistema cardiovascular, reduce la tensión arterial, mejora los niveles de colesterol, tiene efectos estimulantes y antidepresivos, y refuerza el sistema inmunológico.

Como deciamos estos beneficios se deben a sus componentes como ácido oleico, ácido esteárico y ácido palmítico. Contiene mucha fibra, antioxidantes naturales (polifenoles), y tiene estimulantes como la cefeína y la teobromina. Y por si todo esto fuera poco, también contiene sustancias que aumentan la segregación de serotonina y endorfinas, responsables de sus efectos placenteros y de felicidad.

Cuánto mayor cantidad de Cacao contenga el chocolate mayores son sus efectos beneficiosos. Considerandose chocolate negro al que tiene más del 60% de cacao.

Lo que cuenta la leyenda

La historia del cacao se confunde con la mitología y la leyenda.
QUETZALCOATL, protector de los aztecas y Dios del aire, la luz y la vida, viendo la falta de alimentos de los hombres, viaja al país del hijo del Sol y roba una planta que ofrece a su pueblo.
Este árbol es el cacaotero, cuyo nombre científico "theobroma", significa precisamente alimento de los dioses.

1 comentario:

David Mitre dijo...

Fantástico artículo que te has marcado. Lo cierto es que no conocía ese dato. A veces, la historia de las pequeñas cosas nos brindan situaciones impresionantes de estos buscavidas del siglo XVI.

Un saludo.

Puedes contactar conmigo en:   hispanus21@gmail.com